“Querida Katty”, de Silver Kane

Querida Katty; por Silver Kane [Francisco González Ledesma]; ilustración de la cubierta, Alberto Pujolar. Barcelona: Editorial Bruguera, abril 1973. Colección: Selección Terror; nº 9.

  • Género | materias: terror | vampiros – mutaciones – intrigas.

 

katty

Arranquemos con un par de curiosidades: existe otro bolsilibro, titulado Katty, querida Katty, obra de Jan Hutton (seudónimo de Ángel Rodríguez Illera), y publicado por editorial Rollán en 1967, dentro de la colección «Agente federal» nº 42. Y, por otro, que la portada de la novela es una réplica de una de las imágenes de la magistral película Fausto de Murnau.

El arranque de esta novela es bastante interesante, con la policía explorando un lago y encontrando un cadáver. Y el final retoma esa situación. En medio, una intriga que resulta bastante poco intrigante, y con Silver Kane divagando cosa fina. La protagonista, la tal Katty, llega a una mansión de lo más misteriosa que ha heredado de su tía. En el asunto se implica un abogado, su sobrino —que no mostrará la más mínima preocupación tras la muerte de su tío—, un poli corrupto, un taxista concupiscente, un par de vampiros que pasaban por allí, prostitución, experimentos prohibidos, una loca… Un batiburrillo sin sentido que el autor va soltando de cualquier manera, pensando que en la acumulación estribará el interés.

Como siempre en Ledesma, hay bastante espacio para la lubricidad, y sorprende, una vez más, que la censura permitiera pasar eso, lo que hace sospechar que, tal vez, ni se molestaban en mirar este tipo de publicaciones. Existen elementos interesantes a lo largo de la trama, pero se hallan perdidos entre tanto desbarre. Únicamente resulta curioso el final, que no es el clásico de la época en los bolsilibros. No especificaré más.

 

Carlos Díaz Maroto

 

CALIFICACIÓN: **

  • bodrio * mediocre ** interesante *** buena **** muy buena ***** obra maestra

 

Anuncios

“Ondas cerebrales” de Marcus Sidereo

Ondas cerebrales; por Marcus Sidereo [María Victoria Rodoreda Sayol]; autoría de la ilustración: Miguel García. Barcelona: Editorial Bruguera, 1975. Colección: La Conquista del Espacio; nº 271.

  • Género | materias: ciencia ficción | planetas habitados – civilizaciones tecnológicas totalitarias – acondicionamiento mental.

 

Ondas Cerebrales

Una nave espacial terrestre, en ruta por la Vía Láctea y con dos ocupantes, es trasladada (no se sabe cómo) a otro mundo. Nuestro protagonista, Farlan, despierta en un centro médico sin saber lo que ha ocurrido. Allí le comunican que su compañero de viaje ha muerto (jamás se le mencionará ya en toda la novela) y que él se encuentra en recuperación. Sale fuera del hospital, acompañado siempre por la científica Madel, y contempla que el planeta, llamado Exálida, es como una Arcadia donde los habitantes viven en total felicidad. Pero una serie de extraños hechos le van indicando, poco a poco, que nada es lo que parece. En efecto; la casta gobernante controla, a través de un artilugio que lanza ondas cerebrales, a toda la población planetaria para que no existan pensamientos libres que exijan justicia y libertad. Y los pocos que han logrado esquivar el acondicionamiento mental son perseguidos y aniquilados. Y Farlan, mientas intenta escapar para llegar a su nave y retornar a la Tierra, descubre una comunidad de exiliados que se propone derrocar a los gobernantes tiranos.

Con este argumento, Marcus Sidereo nos ofrece una narración muy desaliñada y que deja cabos sueltos por demasiados lados, como en algunas otras ocasiones. La técnica narrativa es la habitual en muchas de las novelas de Sidereo: de un núcleo principal se van escindiendo los personajes principales y, con un montaje de acciones paralelas, estos vas resolviendo sus individuales aventuras para unirse después en otro núcleo final.

La acción es trepidante pero muy reiterativa; los personajes carecen de entidad; las situaciones son, en repetidas ocasiones, absurdas y el estilo resulta insustancial. Pero no siempre es así en Marcus Sidereo: novelas como El límite, El planeta de las células, Cementerio espacial, La organización… dan fe del buen hacer de esta autora. En esta ocasión, con Ondas cerebrales no se logra un relato de calidad, aunque siempre quedan momentos de tensión y escenarios de interés que hacen que el lector se divierta y pase unas horas sin complejos con los protagonistas de este cuento interplanetario.

En mi calificación del 1 al 5 la puntúo con un 2.5.

Luis Ángel Lobato Valdés

 

“El asesino de las doce en punto”, de Silver Kane

El asesino de las doce en punto; por Silver Kane [Francisco González Ledesma]; ilustración de la cubierta: Enrique Martín. Barcelona: Ed. Bruguera, junio 1972. Colección: Punto Rojo; nº 531.

  • Género | materias: criminal – terror | crímenes – onirismo – maldiciones

 

 

asesino doce

«Anoche soñé que estaba en el mundo de los muertos». De este modo arranca esta novela, que puede rememorar a la Rebeca de Daphne Du Maurier y/o Alfred Hitchcock. Este capítulo inicial, narrado en primera persona por la protagonista femenina, da luego paso a la narración, también en primera persona, del protagonista masculino, y que ya no abandonará. Este arranque, además, muestra un tono onírico y sobrenatural muy ostentoso, que hace presagiar algo mágico, fascinante. Lamentablemente, pronto todo se desmorona, y se nos ofrecen elementos tan inverosímiles como el protagonista internado en un manicomio y el médico riéndose, literalmente, de sus obsesiones.

Durante un tiempo, al menos, se mantiene cierta intriga bastante atractiva. El protagonista está en Nueva York, pero parece estar conectado telepáticamente con la chica. Siguiendo sus impulsos, escapa y llega a una población del Profundo Sur, donde vive de hecho la muchacha, recién heredera de una mansión típica, y en cuyos subsuelos se descubren las momias de sus antepasados. Mientras, a las doce en punto de la noche, un asesino actúa.

Hay algunos elementos curiosos que señalar, en consonancia con ciertos elementos que recuerdan a un par de películas. Por un lado, tenemos una maldición muy similar a la de la posterior Poltergeist – Fenómenos extraños (Poltergeist, Tobe Hooper, 1982). Y por otro, la relación entre el protagonista y el gruñón sheriff de la población del sur es muy similar a la que se establecía en la película En el calor de la noche (In the Heat of the Night, Norman Jewison, 1967); el que el protagonista de la novela se llame Stirling, y el guionista del film responda al de Stirling Silliphant no parece, pues, casual.

Existen dos características muy acusadas, por lo demás, en la novela. Una es su desmesurado machismo, lo cual es bastante habitual en este tipo de publicaciones en la época. La otra es una sinceridad sexual sorprendente; aunque en ningún momento se alude el acto, está muy claro en qué está pensando constantemente el protagonista, algo sí inhabitual en la narrativa del momento, cuando aún vivía el dictador.

Como suele ser notoriamente usual en estas novelitas de Silver Kane, tras un arranque potente todo se desmorona, y da la impresión de que el autor se aburre o se desentiende, y los desatinos van haciéndose dueños de la narración. A partir de la segunda mitad las tonterías hacen posesión del conjunto, con el tono humorístico que, poco a poco, va impregnando todo, desbaratando la trama, junto a la inverosimilitud ambiental que caracteriza toda la explicación final.

Es una lástima, porque de un arranque que parecía casi excelente se acaba en una chorrada que no hay por dónde cogerla. Otra vez será.

Carlos Díaz Maroto

 

CALIFICACIÓN: *

  • bodrio * mediocre ** interesante *** buena **** muy buena ***** obra maestra

 

“Infierno para una dama”, de Clark Carrados

Infierno para una dama; por Clark Carrados [Luis García Lecha]. Barcelona: Bruguera, diciembre 1977. Colección: ¡Kiai!; nº 52.

  • Género | materias: criminal | artes marciales

infierno-para-una-dama

Nueva aventura en la colección «¡Kiai!» escrita por Clark Carrados, y nueva participación de su personaje George Washington Baxter. En bastantes ocasiones A. Thorkent, creador de la saga del Orden Estelar, ha comentado cómo Editorial Bruguera, cada vez que les colaba una novela de la serie en «La Conquista del Espacio», le echaban la bronca, porque no querían continuidad entre sus novelas. En tiempos no sucedió así: en la colección «Archivo Secreto» (hacia 1966), por ejemplo, el propio Carrados creó una serie protagonizada por un personaje llamado la Reina Negra, e inclusive se resaltaba en portada —esta colección se rubricaría con un par de novelas más, ya en «Punto Rojo»—.

Así pues, en la colección «¡Kiai!» dispusimos de diversas series, según quién fuese el autor, y Clark Carrados creó a ‘Budd’, dueño de una agencia de recortes de prensa, que hace uso de esa base de datos para sus investigaciones de detective aficionado. Magnífico luchador de artes marciales, sus aventuras comenzaron en el número 3 de la colección con la floja Lady Serpiente. En esta ocasión, tenemos una trama bastante mejor urdida. George está de vacaciones en Los Ángeles cuando lee una noticia en la prensa sobre una mujer que ha atracado un banco, y en la foto de las cámaras de seguridad cree reconocer a una antigua conocida. A partir de ahí se mete en una turbia trama de chantajes, desfalcos y asesinatos.

De nuevo, ‘Budd’ se muestra bastante interesado en las féminas que lo rodean, pero no lo suficiente para emparejarse, que era la norma en los bolsilibros del franquismo, que debían acabar con esa norma. Aquí nos lo deja libre para seguir más aventuras. Destacar que en esta novela los elementos de artes marciales no son excesivamente numerosos, y se podría haber publicado en otra de las colecciones estándar de la colección dedicadas a temática criminal.

Carlos Díaz Maroto

 

CALIFICACIÓN: ***

  • bodrio * mediocre ** interesante *** buena **** muy buena ***** obra maestra

 

“Viento demencial”, de Curtis Garland

Viento demencial; por Curtis Garland [Juan Gallardo Muñoz]. Barcelona: Bruguera, agosto 1981. Colección: Servicio Secreto; nº 1621.

  • Reedición: Barcelona: Ediciones B, 1991. Colección: Punto Rojo; nº 22.

  • Género | materias: thriller – espionaje – ciencia ficción | terrorismo – avances tecnológicos

 

viento1

«Servicio Secreto» fue una colección que, tal como su título desvela, se centraba en tramas criminales donde los héroes solían ser agentes del FBI o la CIA, o de otros organismos internacionales de similar calibre, como el MI5 británico o la KGB soviética. En esta ocasión, el protagonista es un agente del servicio secreto alemán, el Bundesnachrichtendienst (BND), aunque cuando comienza la acción está retirado, y se dedica a la “profesión” de bon vivant, esquiando en los Alpes. El hecho de que una serie de extraños acontecimientos, donde diversas personas, de pronto, parecen enloquecer y efectuar actos suicidas, hace que se involucre en el caso.

viento2

Esta es una de esas extravagancias que, ocasionalmente, Juan Gallardo Muñoz colaba dentro de una colección como la presente, centrada en temáticas realistas. En teoría, se trata de una novela de espionaje, al estilo un tanto de las intrigas de autores como Len Deighton, por poner un ejemplo. Sin embargo, le confiere un tono cercano a los de las películas de euroespías de la época, con científicos secuestrados que poseen conocimientos de ciencia ficción. En este caso, se trata de una droga que es transmitida por el aire y puede hacer enloquecer, por unos instantes, a una persona; esa droga se proyecta desde algún ingenio volador, como un helicóptero o, según se dice en algún momento, “un meteoro”, sin que quede muy claro qué significa eso.

La intriga es directa y precisa, el resultado es entretenido y ofrece una tipología de personajes atractiva, dentro de su esquematismo, sufriendo, eso sí, uno de los males inherentes a la narrativa de Garland: hay pocos personajes, por lo cual resulta bastante fácil columbrar quién es el malo. Por lo demás, interesante.

Carlos Díaz Maroto

CALIFICACIÓN: ***

  • bodrio * mediocre ** interesante *** buena **** muy buena ***** obra maestra

 

“Investigación a un oráculo”, de Glenn Parrish

Investigación a un oráculo; por Glenn Parrish [Luis García Lecha]; ilustración de la cubierta, Jorge Núñez. Barcelona: Bruguera, agosto 1971. Colección: La Conquista del Espacio; nº 55.

  • Género | materias: ciencia ficción | avances científicos

investigacion-a-un-oraculo

Luis García Lecha publicó dentro de la colección «La Conquista del Espacio» con los seudónimos de Clark Carrados y Glenn Parrish, indistintamente, para disimular la fertilidad que mostraba en la redacción, aunque cierto es que, inicialmente, solo hizo objeto del primero de los seudónimos, debutando con el número 2 de la colección con Hombre o robot, hasta que, con el número 166 y Perros del espacio, pasó a usar el de Clark Carrados, que a partir de entonces alternó con el previo. Se reconoce el estilo del autor en ambos casos, basado en el uso de personajes estereotipados, tramas no muy trabajadas y unos diálogos algo rebuscados, donde se vuelca ampliamente a explicar con excesivo detalle ciertos elementos futuristas, teóricamente para dar una justificación temática.

El argumento de la presente no es muy cautivante: es el siglo XXIII y hay un misterioso individuo, que no se sabe siquiera si es hombre o mujer —por lo cual, ante tamaña insistencia, adivinamos enseguida de qué se trata—, que es denominado el Oráculo, se dedica a pronosticar vaticinios y nunca ha fallado. Cuando muere un político que había consultado al Oráculo, un fotógrafo de prensa deduce que ha sido asesinado para que se cumpla la predicción, y se pondrá a investigar en torno al personaje.

A partir de ahí, se establece una intriga policial no muy estimulante regida por el referido fotógrafo y una agente de un organismo gubernamental. Desde el inicio de la novela, además, se menciona una droga legal que toma todo el mundo, y ello se hace con notoria insistencia, por lo cual sospechamos de inmediato, una vez más, que algo tiene que ver con la trama. Poco más aporta esta novelita alimenticia, realizada con desidia y sin el menor esfuerzo.

 

Carlos Díaz Maroto

 

CALIFICACIÓN: *

  • bodrio * mediocre ** interesante *** buena **** muy buena ***** obra maestra

 

“Desde el libro de los muertos”, de Curtis Garland

Desde el libro de los muertos; por Curtis Garland [Juan Gallardo Muñoz]. Barcelona: Bruguera, febrero 1973. Colección: Servicio Secreto; nº 1174.

  • Género | materias: policiaco – aventuras | egiptología

 

libro muertos

Un detective privado londinense gana la lotería y, tras hacerse rico, decide retirarse del trabajo y hacer un viaje de placer a El Cairo, donde se encontrará con su novia. Pero al llegar se topa con un asesinato, lo que le hará volver a su labor y a investigar otro crimen: el de un faraón muerto hace milenios.

Una novela de Curtis Garland con una estructura muy peculiar, como es intercalar en la narración un flashback ambientado en otra época, lo cual le otorga un tono muy especial. Este “truco” narrativo ya lo empleó con anterioridad, al menos en dos ocasiones que yo sepa: en El manuscrito del “Destripador” («Servicio Secreto» 1145) había una parte centrada en el Londres victoriano de Jack, en 1888; y en El «dossier» escarlata («Servicio Secreto» 1097) se narra una etapa de un caso del FBI acontecido en 1941, pareciendo una película de gánsteres de la Warner. En esta, al fin, hay nada menos que un flashback en el Antiguo Egipto, que parece a mitad de camino entre el Tierra de faraones de Howard Hawks y el flashback de La momia de la Universal.

Eso le aporta a la novela un tono muy característico, dado que, aparte de ser una trama indudablemente criminal, también semeja una narración de aventuras, no ya por ese flashback, sino también por toda la historia en sí, con los viajes del protagonista a museos, desierto, ruinas… Si la hubieran reeditado en la colección «Tam Tam», pongamos por caso, no chirriaría.

El resultado es una excelente novela, muy variada, con los trucos narrativos propios de su autor —cuando hay dos chicas guapas, una de ellas acabará al final en brazos del héroe, y la otra será una traidora— que podría haber dado lugar en la época a un film muy atractivo.

Carlos Díaz Maroto

CALIFICACIÓN: ****

  • bodrio * mediocre ** interesante *** buena **** muy buena ***** obra maestra