“Reservas de oro”, de Lou Carrigan

Reservas de oro; por Lou Carrigan [Antonio Vera Ramírez].Madrid: Rollán, 1969. Colección: ZZ7; nos. 6948 y 6959 – serie Baby; nos. 29-30.

  • Reedición: Barcelona: Ediciones Petronio, 1975. Colección: Obras de Lou Carrigan; nº 16 – serie Baby; nº 2.

 

reservas 2

Baby es una espía internacional, nombre en clave de Brigitte Montfort, agente de la CIA que trabaja encubierta como periodista del rotativo Morning News, y ganadora de un Pulitzer en esa especialidad. Fue creada por el escritor Lou Carrigan, seudónimo de Antonio Vera Ramírez, con destino a una editorial brasileña, Monterrey, de Río de Janeiro. Todas ellas fueron publicadas en la colección «ZZ7» entre 1965 y 1992, con un total de 500 números redondos. A lo largo de su existencia, la colección dispuso de tres series: la roja se centraba en aventuras inéditas, la azul en reeditar aventuras clásicas, ambas en formato algo superior a nuestros bolsilibros, 15 x 11 cm; y luego estaba la serie verde, en formato libro (21 x 15) y que  recopilaba tres aventuras.

reservas 2b

Poco después de iniciada la publicación original, en 1968 se comenzó a publicar también en España, por parte de la editorial Rollán de Barcelona, y con la colección llamada igualmente «ZZ7». Sin embargo, aquí se publicó hasta 1973, alcanzando alrededor de 183 números[1]. Más adelante, Ediciones Petronio, en su colección «Obras de Lou Carrigan», y que tenía formato libro, publicó algunas de las aventuras de Baby, en concreto las de extensión doble. Y, por último, en 1976 Editorial Bruguera, en la colección «Archivo Secreto» comenzó a ofrecer nuevas aventuras de Baby a partir del número 166, pero en la que fue intercalando también algunas reediciones de Rollán; esta serie duró hasta el número 265, en 1978, cuando cerró la colección. Esta nueva etapa, por tanto, añadió 68 novelas inéditas, lo que junto a las previas hacen algo así como la mitad de los 500 aparecidos en Brasil.

Reservas de oro es una de esas referidas aventuras dobles de las que disfrutó Baby, y que apareció publicada en dos números consecutivos de la colección española «ZZ7» e, imagino, igualmente en la brasileña, y que luego apareció aquí de una tacada en las ediciones de Petronio citadas. Esa doble extensión se percibe en la propia narración, en especial al inicio de la novela, donde Carrigan divaga de una manera que no suele ser norma en los bolsilibros, donde la inmediatez es norma común, por lo general. Sin embargo, no se percibe superfluo y el escritor es capaz de integrarlo a la narración de un modo natural y sin que huela a “paja”.

reservas 1

La historia, por lo demás, está bastante a tono con otras del autor, mezclando un tono desenfadado con una acción tomada en serio. Carrigan tenía debilidad por las historias de espionaje ambientadas en el Caribe, como en algunas de las aventuras de James Bond. Aquí, además, le proporciona un trasfondo político, con la independencia de un país ficticio, y con la dictadura de Duvalier en Haití como telón de fondo. Como casi siempre en Carrigan, el resultado es entretenido y muy efectivo, bien escrito —salvo los latiguillos habituales en estas rápidas redacciones— y que insta a querer proseguir leyendo otras aventuras del personaje. Estaremos atentos a ello.

 

Carlos Díaz Maroto

 

CALIFICACIÓN: ***

  • bodrio * mediocre ** interesante *** buena **** muy buena ***** obra maestra

 

[1] Estamos preparando un listado para publicar próximamente. Dado cómo vamos hasta el momento, ya hemos localizado algunas lagunas. Cualquier aportación que ayude a completarlo será agradecida.

 

Anuncios

“El honorable matrimonio Spectro”, de Silver Kane

El honorable matrimonio Spectro; por Silver Kane [Francisco González Ledesma]; ilustración de la cubierta, Alberto Pujolar. Barcelona: Editorial Bruguera, junio 1973. Colección: Selección Terror; nº 16.

  • Género | materias: terror – policíaco | crímenes – intrigas

 

honorable spectro2

Dentro de las características habituales de las novelas que escribió Silver Kane —o Francisco González Ledesma— para la colección « Selección Terror», una de ellas era narrar las historias en primera persona por parte de su protagonista femenina. La otra era que las tramas fuesen en realidad de carácter policial, a las que insertaba de un modo más o menos postizo ciertos elementos que él consideraba de terror.

El punto de partida es interesante, con un individuo que es tanto dibujante como escritor de historias de terror, aprovechando la primera de sus habilidades para concebir los personajes con un diseño peculiar. La protagonista es también dibujante y entra a trabajar con él, y como es «un poco zorra», según sus propias palabras —sí, el machismo desaforado era otra de las particularidades de sus narraciones—, se siente atraída en cierta manera por su jefe, pese a que él está casado. Al comenzar la novela el hombre ha diseñado una distintiva pareja de personajes, el honorable matrimonio Spectro, que tal como los describe podrían parecer propios de Tim Burton. Lo malo es cuando él empieza a verlos en la realidad… y ella también.

Pocos elementos más de terror hay en la historia, salvo unos asesinatos algo brutos, con decapitaciones incluidas, y unos cadáveres encontrados en un sótano. Lo demás es una convencional historia criminal, entendiéndose que carece de cualquier elemento perturbador o sobrenatural. Pero la historia es interesante, pese a que, tanto la protagonista como el atractivo personaje del policía, van descubriendo todo por suposiciones que casualmente coinciden con la realidad, otros de los rasgos distintivos de las tramas de Kane.

Conociendo hasta dónde alcanzaban las tramas que desarrollaba el premio Planeta, resulta un entretenimiento sencillo y efectivo, y el estilo literario que le otorga es algo superior a lo habitual.

 

Carlos Díaz Maroto

 

CALIFICACIÓN: ***

  • bodrio * mediocre ** interesante *** buena **** muy buena ***** obra maestra

 

“Tumba india” de Lou Carrigan

Tumba india; por Lou Carrigan [Antonio Vera Ramírez].Pinto (Madrid): Rollán, 1972. Colección: Oeste; nº 593.

Reediciones:

  • Barcelona: Bruguera, diciembre 1977. Colección: Bisonte. Serie azul; nº 364.
  • Barcelona: Bruguera, agosto 1982. Colección: Búfalo. Serie azul; nº 542.
  • Barcelona: Ediciones B, 1999. Colección: Oeste legendario; nº 49.
  • Barcelona: Ediciones B, 2001. Colección: Texas; nº 19.

 

tumba india 4

¡Cinco veces editada esta novela! Sospecho que muchas veces esa selección a la hora de reeditar los bolsilibros se hacía más bien al tuntún, porque hay muchas joyitas que solo han tenido una edición, y algunas muy reeditadas no merecen la lectura. Sin embargo, en este caso bien vale la pena, pues es una obra excelente.

tumba india 3

La novela comienza con un asalto a un coche de caballos, el robo de un cargamento de oro y la posterior muerte de los asaltantes, quedando desconocido el paradero del botín. Después, aparece el protagonista, el clásico individuo malencarado tan propio de las obras de su autor, acompañado de una mujer india, a una población, donde comienza a actuar de un modo un tanto sorprendente, aunque conducido por un fin muy concreto.

tumba india 2

La estructura de Tumba india es un tanto similar a la de otras obras de Lou Carrigan (sin duda, la celeridad de escritura obligaba a reciclar ideas, retocándolas ligeramente), pero ello no es óbice para disfrutarla de principio a fin. Por un lado tenemos el carisma de su protagonista, muy bien definido con una serie de brochazos rápidos pero efectivos. El personaje de la india también resulta atractivo, y guarda alguna sorpresilla. Ambos dirimen una suerte de duelo intelectual y afectivo con otra pareja, formada por un rico ranchero y su tan atractiva como desalmada hija.

tumba india 1

Además, dispone de un elemento muy poco empleado en el mundo del bolsilibro del Oeste como son los indios, aunque solo sea como mero telón de fondo. Si bien el clímax, ambientado en ese cementerio indio que clama el título, posee la intensidad que merece todo el desarrollo previo. Una gozada de novela.

Carlos Díaz Maroto

 

CALIFICACIÓN: ****

  • bodrio * mediocre ** interesante *** buena **** muy buena ***** obra maestra

 

“El monasterio perdido”, de Ralph Barby

El monasterio perdido; por Ralph Barby [Rafael Barberán Domínguez]. Barcelona: Bruguera, abril 1973. Colección: Selección Terror; nº 8.

Reediciones:

  • Barcelona: Bruguera, 1977. Colección: Selección Terror; nº 239.
  • Barcelona: Bruguera, 1983. Colección: Selección Terror; nº 563.

 

  • Género | materias: terror | monjes maléficos – personajes aislados – crímenes.

 

monasterio1

 

La presente novela representa una curiosidad por el hecho de ser sus protagonistas jipis, aunque algunos de ellos parecen muy conscientes de su condición de outsiders y no estén muy contentos de ello. Así, su comportamiento será un tanto demasiado “normal” dentro de una trama donde un grupo variado de amantes de las flores van a parar a un autobús en medio de la lluvia que les transportará a un monasterio perdido en algún lugar de Francia, rodeado de un laberinto guardado por lobos, y con un par de monjes malvados rondando la edificación y matando de vez en cuando —muy de vez en cuando— a algunos de los integrantes del conjunto.

monasterio2

La trama es un tanto convencional y se adivina muy pronto lo que está pasando, así como la identidad secreta de algunos de los personajes, pero se sigue con interés gracias a la soltura y oficio del autor, la redacción estilística superior a la media de este tipo de obras y los diálogos bastante bien desarrollados, y que otorgan una dimensión también bastante destacable.

Así, tenemos a los protagonistas vagando por el lugar, mientras intentan sobrevivir a los crímenes, al hambre y a los lobos, e intentan ver el modo de salir del edificio, en el que están abocados a permanecer encerrados. Curiosa.

 

Carlos Díaz Maroto

 

CALIFICACIÓN: ***

  • bodrio * mediocre ** interesante *** buena **** muy buena ***** obra maestra

 

“La cabeza del muerto”, de Clark Carrados

La cabeza del muerto; por Clark Carrados [Luis García Lecha]. Barcelona: Editorial Bruguera, mayo 1973. Colección: Selección Terror; nº 11.

  • Género | materias: terror – ciencia ficción – policiaco | avances científicos – venganzas de ultratumba

 

la-cabeza-del-muerto

Novela de terror, cierto es, correctamente incluida en la colección «Selección Terror», pero que dispone de una justificación de ciencia ficción y narrada con estructura de policial, esta última bastante habitual en su autor en muchas novelas que no son de ese género. Trata de un ajusticiado por medio de la guillotina en Francia; un científico le une de nuevo la cabeza al cuerpo, y luego el “resucitado” decidirá vengarse de aquellos que lo condenaron. Nada nuevo bajo el sol, dirá el lector habitual del género, y además la trama podría interpretarse como una mezcla de las películas Los muertos andan (The Walking Dead, Michael Curtiz, 1936) y El cuervo (The Raven, Lew Landers, 1935), ambas protagonizadas por Boris Karloff. Además, su ambientación francesa recuerda el tono de los films de género de ese país, como pudiera ser Los ojos sin rostro (Les yeux sans visage, Georges Franju, 1960), con el cual tiene también ciertos puntos en común.

El arranque de la novela es excelente, con una charla en un club privado sobre si pervive la conciencia del ajusticiado durante un tiempo, y cuánto, una vez se ha separado la cabeza del cuerpo, seguida de los preparativos del ajusticiamiento y la relación entre el condenado y su médico. Después, el tono varía y se hace más ligero, con la pareja protagonista —un abogado francés y una escritora inglesa— investigando los crímenes consecutivos y mostrándose más perspicaces que la policía, todo a partir no de una indagación concienzuda contrastando pruebas, sino por meras deducciones que, oh casualidad, coinciden con lo que sucedió.

Pese a ello, el resultado es muy atractivo, y la química que se establece entre los dos investigadores posee bastante sustancia, pese a incurrir en algunos de los tópicos habituales de su autor. Con todo, puede esta considerarse una de las mejores novelas de terror de Luis García Lecha, muy entretenida, con una trama bien controlada y mejor resolución narrativa de lo normal.

Carlos Díaz Maroto

 

CALIFICACIÓN: ****

  • bodrio * mediocre ** interesante *** buena **** muy buena ***** obra maestra

 

“Los fríos labios de la muerte”, de Vic Logan

Los fríos labios de la muerte; por Vic Logan [María Victoria Rodoreda Sayol]; ilustración de la cubierta, Alberto Pujolar. Barcelona: Editorial Bruguera, abril 1973. Colección: Selección Terror; nº 7.

  • Género | materias: terror | venganzas de ultratumba – brujería

 

97000451

Es curioso que, en la presente colección, después de Estados Unidos y el Reino Unido, el país donde más aventuras tienen lugar, muy posiblemente, sea Francia. Algún día habría que hacer un estudio estadístico y analizar el motivo de esta profusión.

Aquí tenemos a un periodista procedente de París que se traslada a una remota y aislada población con el fin de investigar pretéritas leyendas correspondientes a antiguas brujerías que tuvieron lugar en el pasado. Una vez allí, se traslada a un puticlub y queda encandilado por la propietaria del lugar. Poco después, algunos de los lugareños, que visitaron también el lugar, empiezan a aparecer muertos, mientras que su relación con la extraña dueña del local va desarrollándose por lugares misteriosos.

Como es norma en Vic Logan (o María Victoria Rodoreda Sayol, como se prefiera), la trama parece desarrollada con la mayor de las desidias, y todo parece transitar por el borde de la incoherencia, con esqueletos animados en plan Harryhausen que se convocan con el fin de producir pavor en el lector ingenuo. Todo es un desbarre y por completo incoherente, dentro de la absurda coherencia interna que se le pretende insuflar. Únicamente el final ofrece algo de inventiva, pero ya es muy tarde para sentirse interesado por esta bajísima entrega de la colección.

Carlos Díaz Maroto

 

CALIFICACIÓN: *

  • bodrio * mediocre ** interesante *** buena **** muy buena ***** obra maestra

 

“Expedición a la vida”, de Glenn Parrish

Expedición a la vida; por Glenn Parrish [Luis García Lecha]; autor de la ilustración, Ángel Badía. Barcelona: Editorial Bruguera, 1973. Colección: La Conquista del Espacio; nº 146.

  • Materias: planetas extraños – telepatía – aventura – comunidades utópicas – seres fantásticos – monstruos – longevidad – materiales radioactivos.

 

Portada- Expedicion a la vida

 

Siempre he defendido que en las novelas de Luis García Lecha en «LCDE», cuando firmaba como Glenn Parrish, los elementos de fantasía, surrealistas, aventureros y con toques —llamémosles así— de literatura del absurdo, eran muy evidentes en sus argumentos. Al contrario, cuando firmaba como Clark Carrados utilizaba, en dichos argumentos y, en general, recursos más propios de la ciencia ficción, como la racionalidad y la contención de lo fantástico.

Pues bien, en esta narración que aquí presento, firmada como Glenn Parrish, se dan los dos aspectos. En una primera parte, los ingredientes y el tono característicos de la ciencia ficción aparecen muy claros. Y en una segunda parte son los componentes más fantásticos y disparatados los que cobran presencia.

En el planeta Nováfrica, un explorador espacial, llamado Murney, que ha perdido un brazo durante una expedición al planeta Ruwawud, es contratado por la bella Smaia para retornar a dicho planeta y buscar un mineral, el Ruwadio, cuya radiación es capaz de prolongar asombrosamente la vida.

Pero antes del viaje, Murney debe ingresar en un centro hospitalario para que le sea implantado un nuevo brazo en una complicadísima operación que implica aceleraciones temporales. Y hay alguien que no quiere que haya éxito en tal operación.

Ya en el planeta Ruwawud, tras numerosos incidentes en el hospital, las aventuras en busca del maravilloso material se disparan. Gigantes de cuarenta metros de altura toman a la pareja protagonista como animales de compañía y los enjaulan como a pájaros, comunidades de telépatas los acechan, reptiles monstruosos y sanguinarios quieren devorarlos… Y ya, al final de su largo periplo, encuentran la idílica comunidad longeva Tzaid —con referencias a Shangri-La—, en la montaña donde se halla el extraordinario mineral, que es, en realidad, un peligro para las relaciones entre humanos.

Estamos, como se ve, ante una novela típica de García Lecha en las dos vertientes aludidas al comienzo de esta reseña, con una trama plena de múltiples situaciones pero con un ritmo narrativo pausado, sin grandes estridencias, y con diferenciaciones evidentes entre la ciencia ficción y la fantasía.

Su primera parte, en el hospital del planeta Nováfrica, resulta muy interesante y con buenas dosis de intriga. Pero, en los episodios que se suceden en el planeta Ruwawud, la concentración narrativa se hace dispersa en muchísimas incidencias absurdas y humorísticas, flaqueando en su rigor narrativo.

Los personajes, como siempre en este autor, son los mismos de la mayoría de sus otros relatos en la misma colección, sin carga psicológica, maniqueos y de una pieza; inalterables. Los diálogos aparecen —como siempre— manidos y sin fondo alguno.

Y es en el ambiente argumental de la historia, en las descripciones de mundos, paisajes, comunidades y situaciones melancólicas y crepusculares donde la lectura es recomendable porque la diversión y la sonrisa están aseguradas. Y, la verdad, es una delicia acercarse a unos acontecimientos que nos sumergen en lejanas y extrañas estrellas.

En mi calificación del 1 al 5 la puntúo con un 3.

Luis Ángel Lobato Valdés